Tras el camino del paz nos acerca a Jesús Educador.
En la mesa del autor: Xabier Pikaza
Noviembre/2017
Xabier Pikaza no necesita presentación. Es uno de los pensadores más destacados de la iglesia española. En Ediciones Khaf tenemos la suerte de que ha escrito dos originales para nuestro sello editorial: uno sobre el tema de la paz (tan necesario) y otro sobre Jesús Educador. Sobre este último nos sentamos a su mesa y compartimos un rato.



- Su última obra con nosotros es Jesús educador ¿qué rasgos destacaría de Jesús como Maestro?



Le llamaron Hijo del Hombre, Mesías, Hijo de Dios, Señor, Sacerdote… Pero él era ante todo  un Maestro, y lo fue precisamente porque no quiso serlo. No andaba por ahí dando lecciones como hacían casi todos por entonces, rabinos de ley, políticos de izquierda independentista o de derecha romana. 

No quiso enseñar, sino simplemente ser, viviendo como era, sin doblez, en transparencia… No venía de la Universidad, ni de la escuela de rabinos, no tenía un título oficial, ni daba conferencias en los lugares nobles. Venía de la sabiduría de un pueblo curtido en sabiduría,  y de esa forma, un día, descubrió que  venía el Reino de Dios y se puso a preparar su llegada,  contando parábolas, curando, animando, pero también denunciando a los injustos

 

- ¿Qué tipo de educador precisa nuestro tiempo?

 

Alguien como Jesús, que sea coherente, que sus palabras responsan a su vida, y que su misma vida se vuelva palabra, que no se limite a repetir de libro, ni que enseñe lo que el sistema le dicta … Alguien que no habla de lejos, escudado detrás de unos medios… Alguien que sepa ante todo escuchar y compartir, para luego, al fin, hablar con su propia vida, mano a mano ,en el camino o en la casa, con tiempo para ir aprendiendo, sin acusar ni esconderse detrás  de consignas copiadas.

 

- ¿Qué tres aspectos resaltaría de su obra Jesús educador?

 

a. El primero, gratuidad… Aprender a decir Padre, con sentido, sabiendo que vivimos porque nos han amado. Buen educador es aquel que nos deja ante el Padre, ante la vida como don, ante el regalo y la sorpresa de ser porque nos han amado. Jesús nos enseñó a conjugar esa primera palaba: Abba (padre), abba-imm (padres madre), yo te doy gracias porque eres, y eres así.

 

b. El segundo sería el de la libertad. El maestro abre caminos, pero nunca impone. Así Jesús, es buen Maestro porque nos sitúa en libertad ante la vida, sin ponernos otra obligación que la de ser coherentes y vivir, porque merece la pena, dialogando con el Padre Dios, aprendiendo a creer, porque sólo por fe vivimos.

 

c. El tercero es la solidaridad. Jesús es Maestro porque nos enseña a querer, simplemente eso, a querer de voluntad, como si nos dijera atrévete a querer de corazón, déjate querer y quiere, y hazlo siempre, con entereza y pasión, pero también por ingenuidad, porque amar es crear, y creadores de vida nos quiere Jesús.



Muchas gracias, Xabier por tus palabras. Nos seguimos encontrando en tus publicaciones en nuestro sello editorial.

EDICIONES KHAF
Xaudaró 25, 28034
(c) 2009 | Todos los derechos reservados